Lo importante de unos buenos zapatos es que nuestro pequeño ande bien y que respeten su libertad de movimiento natural, de acuerdo con su fisiología y biomecánica, según han informado este martes varios podólogos del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos de la Comunitat Valenciana, aprovechando el inicio del curso escolar. Además, los expertos han hecho hincapié a que “no es nada recomendable que el pequeño lleve un calzado más grande que su talla. Tiene que acomodarse al tamaño real del pie, si el zapato no es justo de su talla podría alterar su forma de caminar, provocar inestabilidad o crear ampollas o laceraciones", han añadido. Los expertos han explicado que “los pies de los niños crecen unos ocho milímetros al trimestre, sobre todo cuando son más pequeños. Al año y medio, el tamaño es casi la mitad de la longitud que el menor tendrá de adulto”.

¿Qué zapato es el mejor?

MÁS INFORMACIÓN

Un estudio, realizado en la Universidad Miguel Hernández, concluyó que un tercio de pequeños entre los tres y los 12 años necesita visitar un podólogo, y la mayoría, exactamente un 62%, acude al centro con calzado inadecuado, normalmente relacionado con algún deporte como el fútbol, según explica la investigación. Se analizaron a un total de 600 menores. Un 11%, además, va a clase con Heelys, zapatillas con ruedas, añade el estudio. “Estas no son un calzado adecuado, pesan más, no facilitan la movilidad del pie (...). Son un juguete”.

Los problemas habituales de los pequeños a este respecto son los pies planos; los pies valgos -muchas veces viene acompañado también de pie plano, consiste en la desviación de nuestro talón hacia la parte interna-; la mala posición de los dedos; la aparición de papilomas; dolor en el talón, la disminución de la estabilidad o caminar de puntillas, entre otros.

La vuelta al cole es un buen momento para comprar el calzado adecuado. “Los pequeños lo van a usar toda la jornada escolar, unas siete o nueve horas, y luego seguramente sigan con ellos puestos un buen rato cuando terminen”, han agregado. “Un zapato correcto es fundamental para los menores entre uno y ocho años ya que este es el periodo desde el que se empieza a usar calzado hasta que se ha producido el desarrollo del 80% de la evolución angular y torsional de los miembros inferiores", han concluido los expertos.

COSAS A EVITAR A LA HORA DE ELEGIR CALZADO

  • Heredar zapatos: es un error porque “la pisada de cada persona es diferente"
  • Usar zapatos del año anterior sin tener en cuenta el desgaste y el crecimiento del pie de nuestro hijo
  • No llevar la talla adecuada
  • El calzado debe proteger el pie, no comprimir los dedos
  • No usar zapatos de materiales naturales. Los elaborados con telas artificiales no facilitan la transpiración
  • La suela no debe ser muy fina
  • Se recomienda que tengan sujeción, ya sea cordones o velcro.
http://elpais.com/elpais/2016/09/06/mamas_papas/1473160643_891178.html

Publicado: 7 de Noviembre de 2016